Arbitraje

    El arbitraje es la práctica de comprar y vender activos en dos o más mercados como una manera de aprovechar diferentes precios. Por ejemplo, un comerciante podría comprar un activo en particular en un mercado (en un exchange por ejemplo) y vender rápidamente el mismo activo en otro mercado, a un precio más alto.

    La razón por la que existe arbitraje se debe a ineficiencias en los mercados. Esto significa que un activo en particular puede presentar precios de negociación distintos en diferentes ubicaciones, a pesar de que ambos mercados ofrecen exactamente el mismo activo (o muy similares).

    En el contexto de los mercados financieros, el arbitraje a menudo se considera una fuerza fundamental porque impide que los distintos mercados creen disparidades de precios significativas entre activos similares o idénticos. Por lo tanto, la práctica del arbitraje se basa en pequeñas divergencias de precios y, como resultado, tiende a causar una convergencia de precios. La velocidad a la que se produce esta convergencia puede utilizarse como medida de la eficiencia general del mercado. Un mercado perfectamente eficiente no presentaría oportunidades de arbitraje en absoluto, ya que cada activo comercial tendría exactamente el mismo precio en todas las bolsas.

    Cuando se realiza correctamente, el arbitraje puede considerarse como una forma libre de riesgo de capitalizar las disparidades temporales de precios. Aún así, hay que tener en cuenta que los robots comerciales se ejecutan en todo tipo de mercados y muchos de ellos fueron diseñados especialmente para aprovechar las oportunidades de arbitraje. Por lo tanto, el comercio de arbitraje puede presentar algunos riesgos dependiendo de la estrategia y la ejecución.

    Dentro de los mercados de criptomonedas, la mejor manera de beneficiarse de las oportunidades de arbitraje es evitar depender de las transacciones de blockchain. Por ejemplo, si un trader quiere hacer arbitraje con Bitcoin en dos intercambios diferentes, sería mejor para ese trader tener una cuenta en ambas plataformas. Además, ambas cuentas deben tener fondos suficientes para asegurarse de que pueden comprar y vender inmediatamente, sin tener que depender de confirmaciones de depósito y retiro (que pueden tardar treinta minutos o más dependiendo del tráfico de la red).

    Aunque tenemos al menos diez tipos diferentes de estrategias de arbitraje, los traders a menudo se refieren a la que acabamos de describir, que es la forma más tradicional y se conoce como arbitraje puro. Dado que esta estrategia se basa en el descubrimiento de ineficiencias del mercado y disparidades de precios en lugar de la especulación, a menudo se considera un enfoque de bajo riesgo.

    Otro método menos popular se llama arbitraje de fusión (o arbitraje de riesgo), y como su nombre indica, es un enfoque altamente especulativo que se basa en la expectativa de un operador de un evento futuro para afectar el precio de un activo. Esto puede incluir, por ejemplo, adquisiciones de empresas, fusiones o declaraciones de quiebra.

    « Regresa al diccionario